DE CAMINO DE CARRO A CARRETERA DEL SIGLO XXI

Estado de las obras a la altura del empalme o cruce de la carretera comarcal con la local de Belmonte/ Bellmunt. Foto R.M.
Pasado Torrevelilla, se ven máquinas y camiones sobre los desmontes ya realizados para abrir la nueva carretera. Foto R.M.

Ramón Mur

Los pueblos del valle del Mezquín disponen de una comunicación vial conocida como «la carretera de Castellote’, aunque en Alcañiz la llaman también de Castelserás porque para esta población como para las de Torrecilla de Alcañiz, La Codonyera, Torrevelilla y Belmonte supone una vía de comunicación inmediata, doméstica o de primera necesidad. Pero también resulta imprescindible para La Cerollera, La Cañada de Verich, La Ginebrosa y Aguaviva. Hace años esta comarcal 1409 quedó muy reformada en los 10 kilómetros del tramo comprendido entre Castelserás y Torrvelilla. La obra, junto a la reforma del enlace con La Codonyera, supuso una gran mejora para la vida de los pueblos del Mezquín.

Pero la peor parte de la antigua carretera por la que comenzó a circular en 1913 el autobús de línea Alcañiz-Castellote y que se había construido sobre el trazado de un antiguo camino de carro, está en los poco menos de 7 kilómetros que existen entre Torrevelilla y Cañada, pasando por los empalmes o cruces a los carretiles locales de Belmonte y La Cerollera. Por este tramo circulan con mucha frecuencia camiones de las extracciones a cielo abierto de tierra refractaria que existen en la zona. Cruzarse con un camión en muchos tramos de esta carretera llena de curvas sin la mínima visibilidad, constituye un gran peligro para todos los usuarios.

Era urgente, por tanto, meter la piqueta, o mejor la máquina excavadora en este tramo de carretera del valle alto del Mezquín. Durante los últimos años se habían realizado grandes reformas en el tramo Aguaviva-La Ginebrosa- La Cañada de Verich. Pero quedaba por emprender obras de mejora entre esta última población y Torrevelilla. Desde el cruce a Bellmunt hasta el de La Cerollera, sobre todo, los desniveles son tan grandes con curvas muy difíciles de sortear, que se llegó a pensar que la obra tardaría en acometerse. Pero lo cierto es que se comenzó a abrir brecha a finales de 2021 y los trabajos continúan a un ritmo endiablado durante los primeros meses del año en curso.

El tramo entre el empalme de Bellmunt y el de La Cerollera está prácticamente cerrado al tráfico, aunque la empresa responsable de las obras tuvo el detalle de abrir paso durante el puente del día primero de mayo. Cabe esperar que la llegada del buen tiempo ayude a acelerar todavía más el ritmo de esta obra de infraestructura tan importante para una zona de la comarca del Bajo Aragón como es la del Mezquín que comunica con las poblaciones de la cuenca del río Bergantes.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s