Hasta siempre, Pili

IMG_20160828_193651

Panorámica de Belmonte, Pili, tu pueblo más que de adopción.

Ramón Mur

Pilar, Pili, Álvarez ha muerto hoy a los 67 años en Barcelona. En Belmonte, su pueblo mucho más que de adopción porque era el de la familia de su marido, la conocíamos como “Pili la de Juan Antonio”, quizá en un exceso de confianza pero también para distinguirla de tantas pilares como hay en Aragón. Al conocer la noticia, mi hija ha exclamado por WhastApp: “Yo le tenía mucho cariño” y Paco Velazquez: “Perderemos su sonrisa este verano”.

El afecto de María se remonta, sin duda, a los años de su infancia cuando chapoteaba con Marcos, Samir, Omar, Alex, Nestor, Iñaki o Toni en la Piscina municipal, debajo del Calvario, en presencia de aquella gran cuadrilla de padres y madres jóvenes que formábamos entonces en torno a nuestros hijos. Los pueblos pequeños son como familias numerosas, de muchos hermanos, donde todos nos queremos y peleamos como tales. Pili era la hermana mayor de los cinco hijos que tuvieron sus padres y desde muy joven le tocó hacer de madre, algo que ha sido hasta hoy. En su casa, siempre ha habido bullicio. En 1988 estuve una semana en Barcelona, por motivos profesionales , y cené dos días en casa de Juan Antonio y Pili. Pude comprobar que su residencia de Barcelona estaba tan concurrida como la de Belmonte. Pili nos ha traído al pueblo nuevos pobladores, como la hija de una de sus hermanas, que ya tiene cuadrilla belmontina de verano mientras viva.

La muerte de Pili Álvarez, la de Juan Antonio, se barruntaba desde hace unas semanas. Pero, como siempre ocurre, hasta el más esperado de los fallecimientos resulta una mala noticia, por inesperada, porque nunca nos resignamos a esperar la muerte. Uno de nuestros nietos corre en bici por el pueblo con los suyos, hijos de Marcos. Todos los días recogen las bicis en el carrer del Forn porque allí tienen el garaje de sus abuelos con trastienda para la peña.

En el adiós a Pili no cabe desearle el RIP tradicional porque ella ya irradió mucha paz y concordia  a lo largo de su vida, entre los suyos y extendidas a toda la familia que tenía y conserva en  Belmonte/Bellmunt. Hasta siempre.

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hasta siempre, Pili

  1. Tomás dijo:

    Los artículos de Manuel Rico en Infolibre respecto al negocio de las residencias son muy esclarecedora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s