Iglesias de puertas abiertas

 

santodomingolapalmaIglesia de Santo Domingo de La Palma.

(Artículo para ‘El Mensajero de San Antonio,marzo 2017)

 

La isla de La Palma, conocida como ‘la bonita’, entre las históricas afortunadas, está llena de iglesias con sabor a colonizadores hispanos entre los que llegaron también conquistadores de almas o misioneros. Por fuera, son templos levantados con piedra volcánica, unos, mientras otros tienen fábrica de tapial y mampostería, revocada y pintada en un blanco de novia que resalta sobre el telón de fondo, en el inmaculado azul del cielo.

 

Las iglesias de la isla canaria de La Palma tienen todas las puertas tan abiertas como cerradas a cal y canto están, desde hace años, las de los pueblos de la península. Las blancas aldeas de esta isla apenas tienen calles sino carretiles y caminos que comunican unas casas con otras. Y las iglesias están en descampado, a pie carretera. Pero siempre abiertas.

 

El viajero se sorprende ante el estado de pulcra exposición en que se encuentran todas y cada una de las iglesias de esta isla, la más verde y de mayor altitud del archipiélago canario. Los bancos están relucientes, hay tapices coloniales por las paredes y cuadros con arte devocional de otras épocas más creyentes que la nuestra. En alguno de estos templos, se recibe al visitante con un permanente hilo musical de melodías religiosas. No se ven abates ni sacristanes pero hay música entre los muros.

 

El municipio de ‘Las Tricias’ tiene, junto a una curva de la carretera, una oficina de información turística y una iglesia dedicada a la Virgen del Carmen. Al entrar, en la izquierda del atrio, está expuesta sobre la pared una cruz desnuda, negra, con estas inscripciones: sobre la testa, ‘Gloria’, en el brazo derecho ‘Muerte’, en el izquierdo ‘Juicio’ y al pie, ‘Infierno’. En la traviesa horizontal de la cruz se lee ‘Santa Misión, junio de 1951’ y en el tronco de arriba abajo: ‘Padres Capuchinos’. Como remate, el pedestal de la cruz lleva una estampa de la ‘Divina Pastora’. Los predicadores de misiones populares dejaban estas cruces como recuerdo en los pueblos por los que pasaban. Estaban en todas las iglesias, hoy solo las conservan algunas, como las de la isla de La Palma.

 

Ramón Mur

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s