La vida del pastor

(Artículo publicado en ‘El Mensajero de San Antonio’, enero 2017)googlelogo_color_112x36dp-copia 0708belmonte252

 

 

James Rebanks apacienta ovejas en el centro de Inglaterra, en el Distrito de los Lagos, y es autor del libro ‘La vida del pastor’ (DEBATE, 2016) que ha tenido ya más de 200.000 lectores desde su aparición solo hace un año. Rebanks es biznieto, nieto e hijo de pastores. Los ganaderos a los que pertenece por familia y tradición son, a su saber y entender, “intelectualmente poco más que ‘campesinos’, con esa clásica perspectiva conservadora, con ‘c’ minúscula, que se transmite a través de la tradición oral y está basada en historias, saberes y experiencias heredados” .

 

Ahora que los pueblos pequeños y casi vacíos en un valle o serranía son inundados de turistas urbanitas, Rebanks piensa que el turismo es pasajero y deja la aldea aislada, como ensimismada, cuando se va. Pero no abandonada porque para eso están algunos lugareños que permanecen firmes y fieles a sus orígenes allí donde nacieron que es un villorrio donde casi nadie quiere quedarse. El abuelo de James Rebanks consideraba que “las manadas de turistas que aparecían por allí los días soleados eran una irritación menor, como las hormigas…”

 

Aunque parezca exagerado, casi brutal, los pueblos, según Rebanks, viven gracias a los ‘don nadie’. El pastor y escritor inglés lo explica con meridiana claridad: “Mi abuelo fue, simplemente, uno de los miembros de esa gran mayoría silenciosa y olvidada de personas que vivieron, trabajaron, amaron y murieron sin dejar demasiado testimonio escrito de que alguna vez pasaron por aquí”.

 

Y es que para el resto del mundo, el abuelo de James “fue en esencia un don nadie, y sus descendientes seguimos siéndolo. Pero de eso se trata. Los paisajes como el nuestro fueron creados y aún perviven gracias al esfuerzo de los don nadie… Esta es una tierra de gente modesta que sabe trabajar duro. La verdadera historia de nuestra tierra debe ser la historia de los don nadie”.

 

Los don nadie son, en realidad, modestos y modélicos en el saber sobrevivir con austeridad y honestidad. A Rebanks le enseñaron un pasado alejado de su realidad porque, como él mismo cuenta, “creo que a los profesores hasta les hubiera sorprendido la idea de que la gente como nosotros pudiera tener una historia propia interesante”. Sin embargo, la vida de los ‘don nadie’ es ejemplar en muchos aspectos, se mire por donde se mire.

 

Ramón Mur

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s