Las riñas televisadas

indamarhuenda_560x280          Eduardo Inda (r) y Francisco Marhuenda, cara a cara.

Ramón Mur

Ya no hay debates, disputas y mucho menos tertulias, en televisión. Los canales de televisión en España, públicos o privados, sólo retransmiten riñas políticas, deportivas o del corazón. Existen reñidores políticos, periodistas, paparazzis, monjas, jueces, economistas, curas, funcionarios y soldados de toda graduación que cobran, y cobran bien, por reñir ante las cámaras de cualquier canal de televisión.

Algunos de estos gritones se han convertido ya en ilustres reñidores. Uno de ellos es Francisco Marhuenda, director del periódico ‘La Razón’, que nadie sabe muy bien cómo tiene capacidad para dirigirlo cuando a todas horas del día y de la noche aparece riñendo en un canal u otro, cuando no en alguna cadena radiofónica. Marhuenda riñe muy bien porque mejor que nadie sabe regañar a quien se atreva a no pensar como él piensa. Se parece a aquellos prefectos de disciplina de colegio, convencidos de haber sido elegidos por la Providencia para enderezar el rumbo de los alumnos descarriados. Marhuenda es un periodista de derechas, y no lo oculta. Pero por encima de todo, Marhuenda es un perfecto reñidor, lo que vulgarmente se define como “un broncas”.

Otra estrella de la tormenta dialéctica televisiva y televisada es Eduardo Inda (r), inefable periodista pamplonés, líder de Indar Urdin (Fuerza Azul, en euskera). Inda (r) lo sabe todo sobre la corrupción, el terrorismo, los escraches y sobre el Real Madrid de Florentino Pérez. Inda (r) riñe en la sexta, siempre sentadito junto a Marhuenda, al que no soporta, por cierto, ni bien ni mal, aunque los dos estén en la Indar Urdin extendida desde Madrid a todo el territorio español. Inda (r) es invitado de cierta periodicidad y muy especial en la riña futbolera, ‘El Chiringuitode los Jugones’ que dirige Josep Pedrerol, un periodista deportivo catalán madrileñizado. Inda (r) descubre algo siempre que pasa por ‘El Chiringuito’ como, por ejemplo, que Sergio Ramos, un futbolista que se parte el pecho cada vez que salta al césped, está últimamente “muy subidito” y pide un aumento de sueldo desmesurado.

Los reñidores riñen de verdad y se calientan bien en bastantes ocasiones. A veces, sin embargo, se tiene la sensación de que toda riña televisada es un puro montaje y que los reñidores son actores improvisados que cobran por interpretar el papel de gritones a vena hinchada. Pero es probable que luego se tomen juntos unas birras sin riña ni trifulca alguna de por medio.

Yo he visto y veo muchas riñas televisadas, lo reconozco y no lo oculto, pero también tengo que decir que ya estoy harto y empiezo a sustituirlas, al menos en el fin de semana, por alguna película que encuentre por ahí. Y es que las riñas televisadas me ponen de los nervios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s