Palabra y público

131126humanismo06_rossetti_publicoEl público, protagonista del Curso de Humanidades. Foto, Jose Puche.
131126humanismo02_rossettiAna Rosseti lee uno de sus poemas, en presencia de Antonio Pedrós. Foto, Jose Puche.

Ramón Mur

Palabra y público son las expresiones más adecuadas para describir el XII Curso Interdisciplinar de Humanidades de Alcañiz (25-28 de noviembre). La palabra de los ponentes, incluida en un discurso intelectual, fruto de una rigurosa investigación científica. El público es el que ha asistido a las cuatro jornadas del curso en un número notablemente superior al de otras ediciones de cursos y congresos organizados por el Instituto de Estudios Humanísticos/IEH de Alcañiz.

En tiempos, como el presente, dominados por el poder de la imagen y el espectáculo audiovisual, la afirmación del profesor Miguel Ángel Motis, “la palabra vale más que mil imágenes”, supone una feliz rebeldía contra el mundo convencional que nos ahoga. Por su parte, la poetisa gaditana Ana Rosseti considera que “la palabra poética es la más persuasiva”.

Fiel al lema de estas convenciones sobre humanidades –‘Humani nil alienum / Nada de lo humano nos es ajeno’ –, el curso rindió homenaje al profesor José Javier Iso Echegoyen, en el año de su jubilación como catedrático de Filología Latina de la Universidad de Zaragoza. El profesor Iso ha podido vivir estos días la admiración que por su trayectoria intelectual sienten sus discípulos y sus colegas del Instituto de Estudios Humanísticos puesto que nada es más humano que saber reconocer los méritos del prójimo.

El público de Alcañiz en particular y del Bajo Aragón en general se acerca de forma creciente al IEH, lo que supone una feliz noticia y expresa una cierta rebeldía de una parte social hacia ese mundo convencional que nos constriñe en tantos aspectos. En los cursos del Instituto, sobre todo en sus congresos, es frecuente la presencia de numerosos expertos en las materias que se aborda, venidos de aquí y de allá, amigos de los ponentes y de los intelectuales a los que se rinde homenaje. En esta ocasión, al menos dos discípulos del profesor Iso han sido ponentes del curso. Pero la novedad más grata en cuanto a la asistencia de público a las conferencias del curso está en el hecho de que se ha superado aquella barrera que parecía reservar para los estudiosos este tipo de reuniones. Alumnos de la Escuela de Adultos de Alcañiz, en su mayoría mujeres muy jóvenes, han asistido a lecciones como la del académico de la Real Academia Española, el catedrático de Sevilla Juan Gil. Otros jóvenes, licenciados en diferentes ramas de letras, han seguido con asiduidad las lecciones del curso junto a otras personas que en anteriores ocasiones no se dejaban ver por el palacio Ardid. Por tres veces, en estos días, se constató la asistencia de más de setenta personas, durante la conferencia de Juan Gil fueron 81 exactamente, y en la jornada de clausura se alcanzó el centenar de asistentes en algunos momentos. Son cifras que a algún ajeno le pueden resultar irrisorias, pero no lo son en modo alguno.

El profesor Iso se encargó de impartir la primera lección: ‘Gracián, entre Sarbiewsky y los clásicos. Las últimas investigaciones sobre la obra del escritor aragonés del Siglo de Oro, apuntan a que el también jesuita, el polaco Casimiro Sarbiewsky, influyó de forma especial en una de los libros más sobresalientes de Baltasar Gracián como fue el que tituló ‘Agudeza y arte de ingenio’. Tras Iso, la última intervención de la primera jornada fue la de Eustaquio Sanchez Salor, asiduo a todos los cursos del Instituto y miembro de su comité científico. Este prestigioso latinista extremeño disertó sobre ‘Los judíos y las cruzadas’. Con su insuperable forma de exponer y desarrollar una lección magistral, el profesor Sánchez Salor hizo un largo recorrido muy ilustrativo sobre las discordias, reformas y contrarreformas acaecidas en el seno de la sociedad cristiana occidental a lo largo de la Edad Media.

El martes, segunda jornada, hubo dos lecciones y un coloquio público entre una poetisa y un joven profesor de literatura española en Estados Unidos. La primera intervención fue la de José Antonio Beltrán Cebollada, Profesor de Filología Latina de la Universidad de Zaragoza y alumno de Iso. Beltrán expuso los resultados de sus investigaciones sobre la biblioteca, acumulada y luego legada, por el humanista albaceteño, aunque afincado en Aragón, Pedro Simón Abril quien agrupó una colección de 342 títulos, muy numerosa para la época. Tras Beltrán, intervino José María Maestre, director científico del Instituto Humanístico de Alcañiz y latinista de la Universidad de Cádiz. Maestre se detuvo en mostrar la ‘Influencia de la Disputa de Tortosa (1413-1414) en el tratado antijudaico atribuido a Rodrigo Fernández Santaella’, que fue una copia realizada a finales del s. XV a partir de un original de 1440. La lección de Maestre formaba parte del apartado dedicado en el curso al seiscientos aniversario de la disputa teológica judeo-cristiana de Tortosa en la que intervinieron los alcañizanos Jerónimo de Santa Fe (conocido antes de su abjuración como Yehosu’a ha-Lorquí ) y Astruch ha-Levi.

Esta segunda jornada se cerró con ‘Tras obstinado estupro’, un instructivo, entrañable y hasta divertido diálogo entre la poetisa Ana Rosseti (Cádiz, 1950) y el joven alcañizano Antonio Pedrós Gascón, profesor de Literatura Española en la Universidad de Colorado (EEUU). Ana Rosseti expuso sus opiniones sobre la función que tiene la poesía e ilustró sus palabras con el delicioso recitado y reproducción en pantalla de varios de sus versos.

La profesora Cándida Ferrero Hernández, de la Universidad Autónoma de Barcelona y perteneciente al grupo ‘Islamolatina’, sustituyó al catedrático Luis Gil Fernández, ausente por motivos familiares, en la primera lección del miércoles. La profesora Ferrero comentó sus ‘Notas al Zelus Christi’ de Pedro de la Cavallería, aragonés del siglo XV. La exposición de la controversia religiosa en los territorios hispanos y la coincidencia de judíos, musulmanes y cristianos en la Península Ibérica, llevaron a la profesora Ferrero a ciertas conclusiones como la de que “el significado de ‘conversión religiosa’ implica una ‘conversión político-civil”.

El catedrático de Filología Latina de la Universidad de Sevilla y académico, Juan Gil Fernández’, impartió una lección inolvidable sobre la ‘La implantación de la Inquisición en España’. Quedó claro que la creación e impulso de este ‘Santo Oficio’ se debió más a Isabel de Castilla, la Católica, que a su marido y rey de Aragón, Fernando el Católico.

El jueves, día de clausura del curso, por la mañana algunos asistentes recorrieron el antiguo barrio judío de Alcañiz, enclavado casi con toda seguridad no el Arrabal sino en parte del casco urbano existente en el lado del muro de Santiago. El callizo ‘Trinquete’, accesible desde la calle Mayor, era el punto de separación, de apertura y cierre, entre la ciudad cristiana y la aljama judía. La rúa principal de la barriada judía, según las explicaciones del profesor Motis, pudo ser la que se conoce desde la expulsión de los judíos, como calle de la Trinidad y en la que existe una hornacina que expone al público el misterio del Dios Uno y Trino, el Padre con luengas barbas, el Hijo ilustrado como Sagrado Corazón de Jesús y el Espíritu Santo en forma de paloma.

En la recta final del curso, la tarde del jueves, Rosa María Marina, profesora de Filología Latina de la Universidad de Zaragoza y asimismo alumna de Iso, expuso los ‘Epigramas misógenos’ del humanista alcañizano del siglo XVI Pedro Ruiz de Moros, canciller del rey Segismundo Augusto de Polonia. Ruiz de Moros restringía el papel de la mujer al ámbito doméstico al tiempo que la marginaba de los asuntos públicos.

Miguel ángel Motis Dolader, Profesor de Historia Medieval de la Universidad San Jorge de Zaragoza, pronunció una magnífica conferencia sobre ‘Judíos y conversos en la villa de Alcañiz en el contexto de la Disputa de Tortosa (1413-14159: universos paralelos, identidades escindidas’. Los judíos, huidos con ocasión de las matanzas perpetradas entre sus correligionarios en Jaca y Barbastro, fueron bien acogidos en Alcañiz donde “supieron hacerse necesarios”.

Como colofón del curso, se proyectó el excelente documental ‘¿El estigma?’ sobre el prejuicio antijudío al que siguió un coloquio con su director, Martí Sans Sallarés.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Palabra y público

  1. Enriqueta dijo:

    Gràcies Ramon: Ja havia llegit tot el programa que havies penjat. La temàtica jueva sempre m´ha agradat (Fins a tal punt que vaig fer un parell de cursos d´hebreu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s