Despida al ladrón lo antes posible

13725795-la-escena-de-la-historieta-de-4-ladrones-se-meten-a-la-casa-de_GaleriaLos ladrones pueden entrar por cualquier parte y cuanto menos estén en la vivienda, mejor para todos.

Ramón Mur

Enrique Jardiel Poncela (1901-1952), escritor de teatro del absurdo, escribió una comedia que se titulaba ‘Los ladrones somos gente honrada’ (1940). Pues no, los ladrones, por lo que dice un anuncio de televisión de una empresa de seguridad, no son de fiar. Aparece en pantalla una chica monilla y comienza por decir, en plan sentencia, así, de sopetón: “Cuanto más tiempo pase un ladrón en la vivienda, más daño puede causar…” Ya, pues ¿se pueden creer que yo no lo sabía? Ahora que estoy enterado, tan pronto como sorprenda al ladrón rondado por el cuarto de estar no tardaré un segundo en decirle: “Eh, tú, el chorizo, aligera y haz lo que tengas que hacer a toda leche, que aquí estás de más”.

Porque es que yo en el carrer del Forn de Bellmunt, donde ahora mismo estoy más solo que ‘Lo tio Polligana’, como comprenderán no voy a tener tiempo de llamar a la delegación de le empresa de seguridad anunciada puesto que la más cercana la puedo tener en Alcañiz, si es que la hay, a más de 25 kilómetros. Si veo que el atracador entra por la puerta principal, brincaré por la antigua pocilga del ‘tio Garretes’ hasta saltar por la puerta de la Mola como alma que lleva el diablo. Porque, es verdad, oiga, que cuanto más tiempo pase un ladrón en casa, peor para todos. En este caso, para mí que ya digo, a falta de vecindario, estoy en la calle igual que ‘Lo Polligana’.

Desde luego, que seguiré el consejo del a nuncio. Pero ¡Ah! Yo lo cumpliré por la gatera de atrás, sin necesidad de llamar a la empresa del anuncio, que para eso vivimos en un pueblo sin cámaras de seguridad pero con gateras. Alguna ventaja tiene que tener la vida en el medio rural. A lo peor, no me da tiempo de alcanzar en el tiempo preciso la puerta de ‘La Mola’, pero eso puede ser simple consecuencia de una inoportuna lumbalgia, cosa de los años, vamos. ¿Para qué van a querer llevarse mi pobre persona los ladrones? Por otra parte, en casa mucha fortuna tampoco harán. Pero de todas formas, procuraré que estén el menos tiempo posible en casa. Intentaré que se vayan lo antes posible, claro que sí. Si es que, a fin de cuentas, por poco valor que tenga en casa, es lo que yo aprecio y tampoco quiero que me lo choricen así, por las buenas. Que además, oiga, que no es cómodo tener un desconocido en casa y menos todavía si es un chorizo porque “CUANTO MÁS TIEMPO PASE UN LADRÓN EN CASA, MÁS DAÑO PUEDE CAUSAR…” Lo recuerdo con mayúsculas, para que nadie que me lea pueda olvidarse. Los lumbreras de la publicidad son eso: unos lumbreras. De todas formas, ahora ya en serio, usted, lector o lectora, despida al ladrón lo antes posible. Se lo aconseja un amigo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s