Cuarenta años de dictadura y otros tantos de monarquía

imgresunnamed

Ramón Mur

Juan Carlos I de Borbón, fue proclamado Rey de España, el 22 de noviembre de 1975, a los dos días del fallecimiento de Francisco Franco Bahamonde, Caudillo dictador durante 40 larguísimos años. Muchos españoles, franquistas convencidos, que hicieron la guerra en el bando nacional, pensaban que el tirano general gallego se había mantenido demasiado tiempo en el poder. Pues su Majestad está a punto de cumplir, en 2015, el mismo espacio temporal sentado sobre el trono. Y a muchos españoles nos parece que también es demasiado.

A la vista de todos los acontecimientos ocurridos en los últimos años, sobre todo los casos de corrupción que salpican a la Familia Real española, si hay que mantener la monarquía como jefatura del Estado, tendrá que ser con el Rey Felipe pero no con su padre, el Rey Juan Carlos. Hubo un momento en que los españoles, por el bien de todos, aceptamos el sistema de monarquía parlamentaria. Hubo varios momentos, muchos si se quiere, en que se demostró que esa aceptación social fue un acierto. Algún momento, como el del fallido golpe militar del 23 de febrero de 1981, pudo ser especialmente bien conjurado por el Rey. Ha habido muchos momentos en estos casi 40 años que son difíciles de olvidar por los ciudadanos de este país. En unos el Rey estuvo a la altura de las circunstancias y se comportó como debía. En otros, en cambio, erró y se equivocó tanto que hasta, por pura decencia personal, se vio obligado a pedir disculpas públicamente.

Ahora, el Rey convalece de su última intervención quirúrgica y sólo es visto por quienes conviven con él en el Palacio de La Zarzuela. Sin embargo, el Rey, no da muestras de querer abdicar. En este momento, tendría que verse llorando el día del entierro de su padre. Don Juan de Borbón, muy a regañadientes, renunció a sus derechos dinásticos y abdicó en la persona de su hijo con aquel célebre saludo militar acompañado de taconazo castrense al grito de “Majestad, por España”. La majestad real era la de su hijo Juan Carlos de Borbón y Borbón.

Es probable que el país no esté en estos momentos como para entrar en un debate sobre la necesidad de continuar o no con la monarquía. Pero para lo que sí están preparados los españoles es para recibir del Rey la decisión ejemplar de abdicar en su hijo Felipe de quien él mismo dijo que “es el príncipe de Asturias mejor preparado de la historia”. Sería, más que un gesto, un nuevo servicio a España que todos los españoles, al menos una gran mayoría, se lo agradecería tanto como se le ha reconocido y agradecido todo cuanto ha realizado por nuestro país a lo largo de los 38 últimos años.

El momento del Rey Juan Carlos ha concluido. Para demostrar que la monarquía española debe mantenerse en la actualidad y ante el futuro, hay que darle ahora la palabra a Felipe de Borbón , príncipe de Asturias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s