Las barcas de madera para las Frutas de Aragón se fabrican en Torrevelilla

searchunnamed

Ramón Mur

Las frutas de Aragón, así llamadas las ciruelas o los gajos de naranja, los higos y también los medios albaricoques, un cuarto de manzana o de pera, tajadas de sandía, todo confitado y luego bañado en chocolate, al descubierto o envuelto en papel de celofán, este producto es conocido como Fruta de Aragón. Y se vende en cajas de cartón, en cestillos de mimbre o en barcas de madera reducidas. Aquellas antiguas barcas ovaladas en las que se transportaba la fruta antes de que aparecieran las más modernas rectangulares, primero también en madera y más tarde en plástico reforzado, son las que ahora se fabrican en la empresa ‘Macoembal’ de Torrevelilla, en miniatura. Estas barquichuelas las fabricaban, desde hace 50 años, dos hermanos de Badorrey, en Zaragoza, hasta su reciente jubilación. Si ‘Macoembal’ no les hubiera tomado el relevo, este ya tradicional embalaje de la fruta-bombón de Aragón, se hubiera perdido sin remedio.

‘Macoembal’ es una empresa de iniciativa familiar [Ignacio Rodriguez y Blanca Ruiz] dedicada a la fabricación de embalajes de cartón, plástico, papel de celofán y madera, desde hace ya unos años. La factoría está instalada sobre una antigua era de trillar de Torrevelilla y las naves son ampliación de los antiguos pajares de la era. Además del taller de producción, ‘Macoembal’ tiene una oficina comercial con almacén adjunto en Zaragoza. Ignacio Rodríguez, Nacho, el promotor de esta industria, impulsor también de la Asociación Empresarial del Mezquín Bajo Aragón-AEM, siempre ha tenido como máxima fabricar productos con la salida comercial asegurada lo más posible.

Esta ha sido la causa, sin duda, la de sacar un nuevo producto ya asentado en el mercado desde hace medio siglo, la que ha movido a ‘Macoembal’, con el especial compromiso de uno de sus socios, Luis Casanova, a fabricar las barcas o cajas de madera para las Frutas de Aragón. Ignacio Rodríguez desvela esta nueva iniciativa con cierta naturalidad, como si no le diera excesiva importancia. Pero él sabe que es un producto bien acogido en el mercado, muy demandado, a pesar de que podía haberse perdido de no haber aparecido ‘Macoembal’ en su salvación. A la empresa de Nacho Rodríguez no le llovió del cielo la oferta de fabricar este artesanal y ya tradicional sistema de presentar dulces, sino que la buscó con ahínco hasta que el momento se hizo oportuno con la jubilación de los dos hermanos de Badorrey. El éxito de toda empresa está en tener garantizada la venta de sus productos. Y ‘Macoembal’ ha sabido conseguir esta garantía desde un pueblo y una comarca rural donde ser competitivo con los grandes centros urbanos resulta especialmente complicado.

‘Macoembal’, además de cajas de cartón para empresas de confección, de bobinas de papel-plástico trasparente para el sector alimentario y de otros complementos de embalaje, confecciona también estas antiguas barcas de fruta reducidas a tamaño de estuche para bombones. La empresa de Nacho Rodriguez da trabajo a ocho personas en Torrevelilla y tres más en Zaragoza. ‘Macoembal’ nació como todo lo que nace en esta tierra: envuelta en expectación e incertidumbre. Pero parece tener más que garantizada la expansión para muchos años. Sus productos se venden en Aragón, aunque también en Guipúzcoa, Cataluña o Valencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s