Un artículo para leer

La edición de hoy de Heraldo de Aragón publica un artículo de opinión de María José Villanueva [entiendo que es la periodista, nacida en Andorra, que trabaja en la delegación que el periódico tiene en Huesca y que fue en 1987 la primera directora de ‘La COMARCA’ del Bajo Aragón, en Alcañiz] que merece la pena leer.

LA OPINIÓN / El enésimo intento de reforma sin consenso de la educación huele a rancio. El sistema necesita mejorar, pero la Lomce destila aires revanchistas. Por Mª José Villanueva

La Ley que no quiero para mi hijo

NO ME GUSTA el ministro José Ignacio Wert. No me gusta su perfil político ‘neocon’, con sus símiles taurinos tradicionalistas y sus ansias de reconquista de los catalanes, que con políticas como las suyas cada vez querrán ser menos españoles. Pero sobre todo me inquieta el panorama dibujado por el borrador de su Ley de Mejora de la Calidad Educativa, la Lomce, nuevas siglas que añadir a la sopa de letras de la Loece, Logse, Lode, Lopeg, Loce y Lope; el enésimo intento de alumbrar una ley educativa sin consenso; una contrarreforma que solo convence a la derecha reaccionaria, a la Iglesia y a la escuela privada; un paso atrás que ni mejora las imperfecciones del sistema ni se fija en la calidad.

Me preocupa porque no quiero que mi hijo, que da sus primeros pasos en la Secundaria Obligatoria, en lugar de someterse a una evaluación continuada durante los 4 años de la ESO y los dos del Bachiller (como si no bastara con la Selectividad) vuelva a la reválida que examinó a sus tíos en los estertores del franquismo. Me molesta ver cómo comparte un marco normativo con colegios privados subvencionados donde separan por aulas y alumnas, una imagen que él recuerda del álbum de los abuelos cuando eran niños de posguerra.

Me intranquiliza la centralización del 65% de los temarios educativos en un ministerio gobernado por un político de ideas reaccionarias; la pérdida de poder de los consejos escolares; la incentivación de la competencia entre centros; la aplicación de nuevos filtros en un modelo educativo menos igualitario y más elitista; el ataque a las humanidades que forman el espíritu crítico de los alumnos y la carga de profundidad contra la diversidad lingüística. Y me indignan los aires revanchistas de la ley, contra la materia de Educación a la Ciudadanía y contra los tímidos intentos anteriores de sacar la religión del currículo escolar. Wert quiere potenciar la Alternativa, hacerla más dura, evaluable, porque en realidad quiere contrarrestar la fuga de la Religión que se produce en 1º de la ESO. Esta ley tiene un tufo conservador y rancio que no, no me gusta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s