Mozart, Peck y Rebullida

0708 Belmonte 252foto de gregory-peck Iimgres

Ramón Mur
Mi elogio a la libreta provocó dos comentarios, uno de Esther Esteban, que llegó a compararme con Eduardo Punset y otro de JosepF. a quien mis líneas produjeron un pequeño placer matinal. Muchas gracias. Uno sigue teniendo, por fortuna, buenos amigos. Leí los dos comentarios a media tarde, cuando me disponía a comentar un apartado importante de nuestra actualidad, como es el proyecto de nueva estación de autobuses para Alcañiz.

Para redactar con acompañamiento de música, escogí el Requiem de Mozart, que tenía empolvado en CD en Bellmunt, y que en las últimas semanas he escuchado en varias ocasiones. Yo, que he andado el camino inverso de quienes después de muchos años de militante agnosticismo, ahora se confiesan neocreyentes, me sigo emocionando, qué quieren, con esos tres versos del Recordare:

Qui Mariam absolvisti
Et latronen exaudisti
Mihi quoque spem dedisti.

Hombre, alguna esperanza sí que nos habrá concedido quien absolvió a María [Magdalena] de sus pecados y prometió la salvación eterna al [buen] ladrón crucificado. El caso es que miré a José María Rebullida Álvaro a quien tengo en la fotografía del fondo de escritorio del ordenador, me quedé un rato pensativo y decidí que no me apetecía discurrir sobre la nueva estación de autobuses de Alcañiz porque ya tiene una desde hace 50 años, que es una auténtica marranada sin que parezca importarle demasiado a nadie. Miré al pastor Rebullida, de ovejas al final de su vida, con alguna que otra cabra en el rebaño, y al que veo todos los días en la fotografía que le hizo Bruce Taylor y que fue contraportada entera de la revista ‘Sol de Vila’ de Bellmunt.

Miré a José María y recordé que las chicas, cuando yo era niño, decían que era muy guapo y que se parecía a Gregory Peck, el actor protagonista de ‘Vacaciones en Roma’ junto a la actriz Audrey Hepburn. Y recurrí a imágenes de Google. Pues es verdad, Gregory Peck y José María Rebullida se parecían y no poco. Ninguno de los dos puede ya desmentir o confirmar el parecido, por desgracia. Al pastor lo veo todos los días subiendo la cuesta del Arrabal por la carretera, unos metros antes de la casa familiar, que en otros tiempos ocuparon la tía Cecilia y el tío Manuel Giner. La fotografía de Bruce tiene demasiado trecho de carretera por recorrer siempre cuesta arriba, tirando del rebaño, y tiene niños y niñas a la retaguardia de las ovejas. El protagonista es el pastor con vara de sabina y zurrón al hombro. Camina serio, callado pero no parece indiferente a todo sino atento.

Sigue Mozart que ahora hace cantar al coro el Lacrimosa. Pilar Miró hizo una película que se titulaba ‘Gary Cooper que estás en los cielos’. Y yo, mientras, escucho a la soprano y al barítono cantar:

Huic ego parce, Deus:
Pie Jesu Domine,
Dona eis réquiem. Amén.

¡Ay, Gregory Peck y José María Rebullida, que estáis en los cielos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mozart, Peck y Rebullida

  1. Bruce Taylor dijo:

    Ha sido siempre mi foto favorita de Belmonte….y sí que hay una semblanza.

    • ramonmur dijo:

      En efecto, es una gran fotografía, a mí tmabién me gustó desde el momento en que la ví. Por eso la tengo siempre a la vista. Y lo del Parecido entre G. Peck y José María es que en esta foto que encontré se nota de manera especial. Recuerdos a M. Carmen y gracias, Bruce.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s