Carrillo y la democracia que se desvanece

Santiago Carrillo.

Ramón Mur

Lloro la muerte de Santiago Carrillo. Lloro a un hombre que a los 97 años estaba siempre sorprendentemente al cabo de la actualidad de forma tal que pensaba que la crisis está dejando a España “hecha trizas” y que no sólo los trabajadores sino todos los españoles, también muchos empresarios, lo van y los vamos a pasar muy mal. Esta España “hecha trizas”, esta democracia que se desvanece ha matado a Santiago Carrillo. El hombre al que mayores elogios he escuchado y leído de Adolfo Suárez. Ahora saldrán muchos, todos los que quieran porque en esta España actual cualquiera puede hablar y opinar, a recordar la matanza de Paracuellos en la guerra civil que siempre cargan sobre las espaldas de Carrillo. Pero, digan lo que digan y escriban lo que escriban, nadie podrá negar que Santiago Carrillo fue uno de los principales artífices de la transición de la dictadura a la democracia, que no se arrugó en su escaño el 23F de 1981, que apoyó decididamente a Suárez y que consiguió que el PCE, con tanto ‘pecero’ batallador, aceptara una nueva Constitución para una España regida por un sistema de Monarquía Parlamentaria.

Digan lo que digan unos, escriban lo que escriban otros, Santiago Carrillo ha sido durante 97 años, un siglo entero, hasta ayer mismo, uno de los españoles que hizo posible la reconciliación entre los españoles. Pero se ha muerto, siempre pendiente de la actualidad, con un pensamiento que muchos españoles compartimos con dolor: que España está hoy tan mal como pocos hubieran podido imaginar en los años de la transición y de los Pactos de la Moncloa, aquella Moncloa que presidía Adolfo Suárez y en la que todos se pusieron a pactar por el bien de todos.

Santiago Carrillo se ha muerto como memoria viva de nuestros mejores años. Por eso lo lloramos sin consuelo. Carrillo era para España lo que el ex canciller Helmut Smitch, nacido en 1918 y tan fumador como Carrillo, sigue siendo para Alemania a sus 94 años: un aldabonazo, un toque de atención ante el futuro para que procuremos no destruir aquello que nosotros mismos quisimos construir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Carrillo y la democracia que se desvanece

  1. jose antonio primo de ribera dijo:

    marxista cobarde se vendio al monarca y a la constitucion solo por tener un escaño en una pantomima democratica capitalista judeo politica,El escapo el primero y no estubo un dia en el frente en armas.mas que en las checas de la retaguardia.
    España no queria ser un satelite sovietico ,españa se merecia mucho mas.
    Jose antonio fusilado 1936 por la injustica marxista,
    viva la revolucion viva falange de las jons fuera el capital viva el estadoi sindical.
    justica social estado sindical,unidad frente a los enemigos extranjeros enemigos de España y los españoles y de su revoluccion pendiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s