Carta abierta al ministro de Educación

José Antonio López Fernández, profesional jubilado de la Educación en Catalunya y Extremadura, me ha remitido dos documentos sobre un tema tan delicado y de actualidad como es la reforma educativa en España, una más, que tengo sumo gusto en reproducir aquí para los lectores de ‘Entre páginas’. José Antonio tiene casa en Belmonte y, por su matrimonio con Mary Paz Pellisa, es mucho más que un ‘bellmuntà’ cualquiera.

CARTA ABIERTA AL MINISTRO DE EDUCACIÓN EXTENSIVA A LA COMUNIDAD EDUCATIVA Y A LA SOCIEDAD EN GENERAL

Sr. Ministro, no es la primera vez que yo escribo una carta al Ministro de Educación del momento pero esta es la segunda vez en mi vida que la escribo y la hago publica. La educación es algo tan importante que no puede dejarse sólo en manos de los Ministros, de los Consejeros/as ni de los profesionales. Tiene que ser la sociedad entera la que se implique, sobre todo las familias que tienen hijos en edad escolar. Y para ello, es bueno que la sociedad conozca datos y opiniones de fuentes diversas.

Yo ya llevo cuatro años jubilado. He vivido con intensidad y con pasión cuarenta años trabajando en el sistema educativo. La mitad de ellos en Cataluña y la otra mitad, los últimos, en mi Extremadura natal ejerciendo como inspector educación.

Quiero pensar Señor Ministro que tanto usted como la Presidenta de la Comunidad de Madrid como otros destacados dirigentes del PP cuando hablan de excelencia y de la necesidad de que nuestros alumnos alcancen mejores resultados, lo hacen pensando en todos los alumnos, tanto en los que viven en grandes ciudades como en los que habitan en pueblos pequeños, tanto en los ricos como en los pobres, tanto en los que aprenden normalmente, como en los que tienen necesidades educativas especiales, así como en los niños inmigrantes de otros países que asisten a nuestros centros educativos.

Estoy totalmente de acuerdo con sus declaraciones (el Mundo 12-02-12), respecto de que es insoportable el porcentaje tan alto de alumnos que acaba la ESO sin alcanzar el título de Graduado Escolar y/o abandonan. Todos deberíamos indagar en las causas de este dato, que se mantiene así desde hace casi cuarenta años, primero en la EGB y luego, agravado, en la ESO a causa de la extensión de la educación obligatoria hasta los dieciséis años.

También hay otro dato, que usted puede manejar mejor que yo, dada su gran preparación sociológica, que es el resultado de comparar el cien por cien de la población escolar año a año con el porcentaje, de alumnos que acaban cada curso con resultados excelentes. Este grupo de alumnos ha ido aumentando progresivamente desde hace ciento cincuenta años en que empezaron a funcionar en España los primeros institutos. Hoy hay en España un porcentaje de alumnos con excelentes resultados, más alto que el que había en 1960, en 1980, en 1990 o en el año 2000. No cualquier tiempo pasado fue mejor.

Si nuestro sistema educativo consigue que cada año sean más los alumnos que tienen buenos resultados, tendremos que estudiar las variables que hacen eso posible y tomarlas como referencia para aplicarlas al gran grupo de alumnos que todavía no alcanzan resultados satisfactorios Resulta alentador constatar que en todas las épocas históricas ha habido alumnos con resultados académicos excelentes y que este grupo haya ido creciendo año tras año. No todo funciona mal en nuestro sistema educativo.

En educación, es muy necesario mantener la esperanza de que las cosas pueden mejorar, lo cual puede hacer que las familias, los profesionales, y los ciudadanos en general, nos ilusionemos y pongamos de nuestra parte para conseguirlo. La esperanza y la ilusión son imprescindibles para conseguir una educación de calidad.

Para ello, en mi opinión, aunque todos nos impliquemos, es especialmente necesario el liderazgo de los políticos responsables de la educación. El gran pensador y experto en educación José Antonio Marina ha hecho una interesante propuesta que él llama movilización educativa. La Universidad de Padres impulsada por él hace algunos años es una estrategia para contribuir a esa necesaria movilización educativa de la sociedad en pro de la educación. Esta carta Sr. Ministro es una de las muchas iniciativas que yo he tomado a lo largo de mi vida para que esa movilización educativa, sea poco a poco, una realidad en la sociedad española .Hace muchos años yo intenté sintetizar en unas pocas frases como habría que orientar la educación del futuro:

En el siglo XXI no basta con que las ciudades y los pueblos tengan buenas escuelas. Para educar en el siglo XXI es necesario que cada pueblo sea una escuela, cada calle una clase, cada casa un taller de civismo, cada ciudadano un maestro y cada maestro uno de los ciudadanos mas respetable y mas respetado de la sociedad. (José A López).

Supongo que dada su formación y su experiencia en investigaciones sociológicas, su propuesta sobre la reforma del bachillerato, abriendo dos caminos a los alumnos en cuarto de secundaria, uno de ellos orientado al que sería primer curso de bachillerato, estará bien fundamentada. Quizá habría que explicarla más, quizá con los datos que se han hecho públicos, yo no la he entendido bien.

Hay un estudio reciente (Noviembre, 2011) del Colectivo Lorenzo Luzuriaga de Madrid que trata con bastante profundidad todas las reformas de bachillerato que se han hecho en España desde la Ley Moyano (1857) hasta la actualidad. Seguramente usted y su equipo conocen este estudio y también otros que no conozco yo y por tanto, mis opiniones, quizá no tengan el fundamento necesario. Perdone si eso es así. Yo sólo hablo desde la experiencia de cuarenta años trabajando en la educación.

Yo estoy de acuerdo en que el actual bachillerato de dos años es corto, pero tengo mis dudas de que la solución que usted ha hecho pública sea la más adecuada para conseguir un bachillerato de más duración. Por lo que yo he entendido su propuesta de reforma del bachillerato necesitaría mucho dinero para adecuar los centros, especialmente los centros concertados y los IESO que actualmente no tienen bachillerato y haría falta no sólo dinero, sino también espacios que muchos de ellos no tienen.

Ante los reparos que le pone el periodista respecto de la inquietud que ha generado su propuesta en los centros concertados, usted asegura en su respuesta que la adecuación es posible y que se hará con el mínimo coste. Seguramente usted habla con esa seguridad, porque, como es lógico, maneja datos que yo no conozco Yo sólo tengo la experiencia de haber visitado como inspector muchos centros concertados sin bachillerato y algunos IESO. Hay otras maneras más sencillas de conseguir que los alumnos opten por caminos diversos para superar la ESO. Algunos de estos itinerarios podrían iniciarse incluso en tercero de secundaria.

También por mi larga experiencia visitando centros, creo que esa reforma que usted pretende tendría grandes problemas de organización en la práctica. Complicaría bastante el funcionamiento de todos los centros. Creo sinceramente que sería más fácil y más económico alargar un año el bachillerato actual. La financiación de este año más sería mucho menor porque no haría falta implantar el bachillerato en los centros que ahora no lo tienen y ahorraría a los centros las complicaciones organizativas y a las Comunidades Autónomas las importantes inversiones que su propuesta de reforma requeriría.

Usted sabe que nuestros centros y nuestro profesorado, han sufrido mucho desconcierto y mucha desorientación a causa de las demasiadas reformas que se han hecho en España en los últimos treinta años. Y, en mi opinión, eso ha sido así, principalmente, a causa de la falta de madurez y desconocimiento de la realidad educativa de los partidos políticos, de todos los partidos políticos sin excepción, especialmente de los dos mayoritarios que han tenido responsabilidad de gobierno en los últimos treinta años.

De verdad señor Ministro ¿cree que sería bueno poner una vez más el sistema educativo patas arriba? ¿Es que no se ha desorientado y perturbado bastante a los centros y a los profesores en los últimos treinta años con tantas reformas y contrarreformas? ¿Hasta cuando la educación en España va a seguir siendo la tela de Penélope? ¿Por qué tenemos que seguir matando moscas a cañonazos? ¿Acaso puede arraigar un árbol si recién plantado se le mueve una y otra vez con violencia?

Las reformas educativas necesitan al menos una generación para que arraiguen y por eso requieren de un pacto entre los partidos políticos y dada la compleja distribución de competencias entre la Administración del Estado y de las Comunidades Autónomas, ello también requiere acuerdos amplios entre Administración Central y Administraciones Autonómicas ya que, al fin y al cabo, las Comunidades Autónomas son las responsables de la gestión del día a día de la educación.

En los últimos treinta años ha habido doce ministros de educación si le contamos a usted. De ellos siete pertenecieron a gobiernos socialistas y cuatro a gobiernos populares. Curiosamente el actual Presidente del Gobierno y el actual líder socialista de la oposición fueron dos de esos doce ministros de educación. En mi opinión ninguno de los dos alcanzó la excelencia en su actuación como máximos responsables de la educación española y sin embargo, a pesar de tener esa importante asignatura pendiente, han progresado mucho en la política saltando de un Ministerio a otro, hasta llegar uno de los dos, a la Presidencia del Gobierno.

Ahora que tantas veces tienen que verse para pactar temas como, los nombramientos de del Tribunal Constitucional, del Director de RTVE podrían aprovechar para repasar juntos la asignatura pendiente que tienen como máximos responsables que fueron de la educación y pactar la política educativa del futuro a veinticinco años vista.

La Presidenta de la Comunidad de Madrid también podría contribuir a ese pacto aportando su experiencia como Ministra de Educación, donde, en mi opinión tampoco alcanzó la excelencia y eso que estuvo más tiempo al frente del Ministerio de Educación que el actual Presidente del Gobierno y el actual líder socialista de la oposición.

Los tiempos en educación son lentos, muy lentos. Un profesor que pretenda renovar algunos aspectos de su práctica, necesita al menos tres años para conseguirlo. Un equipo directivo que quiera renovar un centro necesita al menos seis o siete años para que esta mejora se note y un Ministro que pretenda introducir reformas importantes en el sistema educativo necesita, como dije anteriormente, al menos una generación para que esa reforma cale en el tejido social, de ahí la necesidad del pacto.

Tengo las impresión, oyendo y leyendo sus declaraciones que tiene usted demasiada prisa, lo cual es comprensible porque la mies es mucha y los segadores pocos, pero las prisas nunca han sido buenas en la vida y menos en educación. Eduardo Marquina, en su españolísima obra En Flandes se ha puesto el sol, además de aquel famoso verso, España y yo somos así señora, escribió otro no menos famoso, Vísteme despacio que tengo prisa.

Usted, obligado por la crisis ha promovido un Real Decreto que da criterios para que las Comunidades Autónomas apliquen fuertes recortes al presupuesto de educación. Esta decisión ha generado una importante contestación en la opinión pública, especialmente en la comunidad educativa. Yo estoy seguro de que usted es el primero que lamenta esta situación. Pero comprendo las protestas. En los cuarenta años de profesión he oído afirmar a todos los políticos que la educación sería la primera prioridad cuando llegasen al gobierno y luego, en general, donde dije digo digo Diego. ¿De verdad, de verdad, Sr. Ministro que no hay manera de salvar a la educación de la” quema” de los recortes?

Yo tengo la esperanza de que el Gobierno negocie y acepte algunas propuestas de las que ya se le han hecho y de las muchas que se le harán. También confío en que las Comunidades Autónomas apliquen esos recortes con la necesaria sensatez y sentido común de forma que se evite, al menos, recortar los sueldos de los maestros y de los profesores. Piense que este colectivo ha perdido últimamente mucho poder adquisitivo. Tampoco debería reducirse el número de profesores por centro. Si las Comunidades Autónomas aplican a rajatabla, la ratio prevista de alumnos por aula, nuestros centros, sobre todo en las grandes ciudades, podrían volver a situaciones parecidas a la que tenían al final de los años sesenta.

Las variables cuantitativas no son condición suficiente para alcanzar la calidad de la educación pero si que son condición necesaria. Hay otras variables, quizá más relevantes para mejorar la calidad de la educación; son las variables cualitativas especialmente las relacionadas con la formación, la selección promoción y reconocimiento social del profesorado, así como las relacionadas con los centros y su funcionamiento (dirección, autonomía, trabajo en equipo…). Todas esas variables son puntos débiles de nuestro sistema educativo y en algunos casos son asignaturas pendientes no bien resueltas desde hace casi cincuenta años…En ninguna de sus declaraciones he oído que usted se refiriese a ninguna de ellas.

Y, hablando de otra cosa. Oí en un telediario una respuesta suya en el Parlamento respecto de la educación de los niños de 0 a 3 años que me resultó inquietante. Dijo usted algo así como que este ciclo de 0 a 3 años no era un ciclo educativo, sino más bien asistencial y facilitador de la conciliación familiar. Me sonó igual que si le hubiera oído decir a un arquitecto que se puede construir una casa sin cimientos o con cimientos poco profundos.

Los seis primeros años de vida, señor Ministro, son los más decisivos en el desarrollo de las personas. Eso es algo que siempre han intuido las madres y las abuelas de todos los tiempos y hoy, es una verdad científica compartida por todas las corrientes psicopedagógicas. Si de verdad se quiere llegar a la excelencia hay que empezar por la equidad. La escolarización temprana contribuye a compensar dentro de lo que cabe, las desigualdades sociales y facilita que todos los alumnos, tengan la máxima igualdad de oportunidades posibles.

He leído unas manifestaciones suyas que me han preocupado especialmente. Me refiero al uso de la lengua en los centros educativos en Cataluña. Este es un tema muy sensible, de alta política, diría yo. Creo que este tema hay que tratarlo con mucha prudencia, tanta, que yo creo que supera las competencias de un Ministro. Es un tema de Estado. De mis cuarenta años de profesión como dije antes, veinte los pasé en Cataluña. Creo que conozco el tema con cierta profundidad.

Le deseo mucha suerte y le saludo con mucha esperanza y con mucha cordialidad
José Antonio López Fernández
Maestro e Inspector de educación jubilado
joseantoniolf1@gmail.com
DNI 17 677 520 L Zafra (Badajoz). Mayo de 2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Carta abierta al ministro de Educación

  1. Pingback: Carta abierta al ministro de Educación

  2. Norma Zambrano dijo:

    Todos los puntos excelentes de realizar con los hijos cuando uno tiene un medio sostenible asegurado para la familia, y en la práctica no ocurre, algunos si y en otros no, por muchas razones no se cumplen.
    Tenemos tantos problemas los padres que enfrentar en el convivir diario como son económico, social, cultural, tecnológico-informático, televisivo entre otros.
    En lo económico
    Situaciones que se nos hace difícil estar en todos los sitios problemáticos, porque las madres nos vemos con la obligación de abandonar nuestros hogares por trabajo para que nos alcance y poderles dar un medio de vida digno, donde la exigencia del trabajo son de presión, la llegada a casa tarde agravan aún más y llevar un buen equilibrio en todas las esferas nada fácil en el convivir diario, ser padres cercanos y amorosos con los hijos que cada día desean rebasar las reglas establecidas en el hogar es complicado, con una sociedad cada vez convulsionada y en peligro constante terrible aún más.
    En lo social y cultural
    Ya no sabemos en quien confiar fácilmente por tantas situaciones que pasan a diario con los niños, que solo en casa se puede decir que están seguros entre comillas y en las Instituciones los profesores se encuentran con diferentes problemas de hogares que los niños tienen, y que tienen que resolver de la mejor manera, para que la educación del niño no se quede en un simple deseo, si no en un hecho de avanzar conjuntamente con sus compañeros provenga de donde provenga, porque no es maestro aquel que no se pone en el lugar de cada niño, para que logre sobre salir en su actividad estudiantil dando las herramientas necesarias como son la comprensión y el amor de impartir sus clases a todos sus alumnos, sin importar diferencias propias de los niños, ser ejemplar de compartir y llevar de la mano a todos con bajo intelecto o superior sin señalamiento de que son problemas del hogar y no de la institución en la cual se encuentra trabajando, una cosa es aconsejar y otra es señalar al alumno de que es incapaz de entender sus clases, sin saber lo que realmente le pasa al niño y si un niño presenta dificultad con más razón debe estar ha lado del profesor ni adelante ni atrás para que así de esta manera salga a flote con su grupo. Al finalizar el año pues yo no estoy de acuerdo que un niño hasta décimo año de educación básica pierda un año porque su intelecto sea bajo se lo lleva en trabajo grupal porque si se le relega lo más seguro se le cierran las puertas y el mejor sitio para ellos serían las calles donde hay alto riesgo de todo tipo y llevaría a empeorar la situación social del país. Para que su condición de vida mejore y en el futuro éste niño, no será un doctor, pero si será posiblemente un joven con actitudes en artes y oficios, que logre tener mediante sus habilidades manuales un medio de vida sostenible para su familia…
    Lo he vivido por experiencia en los años 2000-2005, con un grupo de alumnos de escuela fiscal, donde el hambre era su amiga de todos los días y algunas madres prostitutas, sus padres ausentes y su intelecto bajo, más aún su auto estima difícil, problemas graves que tratar, pero el trato con los estudiantes en forma directa, dando clases de valores espirituales morales como comida diaria y que ellos traten de cambiar actitudes negativas ante sus compañeros y sus profesores y ante Dios para que se les pueda ayudar a terminar la primaria como misión cumplida de ellos y de los profesores la satisfacción del deber cumplido ante la sociedad de nuestro país al entregar niños adolecentes terminada la primaria, y que en sus caritas reflejaba la felicidad de ser mejores personas ante la vida que le brinda una oportunidad de hacer bien las cosas… y no hay niños malos hay niños mal guiados ya sea por sus padres o profesores, que en vez de solucionar un problema en buena forma se señala se discrimina se desvalora en todo momento y se le da prioridad al niño que está quieto en su pupitre y sin preguntar a la clases respectivas y se dice que es un niño bien educado, el que no pregunta el que no nos causa un desorden el que es incapaz de expresarse para cierto profesor es un lindo, pero el que está en constante movimiento es un mal educado, pero si lo están educando para ser mejor, eso no cambia de un día para otro, es de mucha constancia y ejemplos a seguir con la educación, para eso está estudiando.
    En lo tecnológico-televisivo
    Nos encontramos que los niños dejan de ser activos físicamente por estar al frente de un computador o de otros juegos informáticos o la televisión, se da la situación que los niños ya no saben nada de lo que pasa a su alrededor, no ven, no escuchan y no saben desenvolverse por sí mismo, porque se hacen como mala comparación robótico jajajajaja… y en clase andan pensando lo que han visto sobre sus dibujos o juegos favoritos y los problemas de los padres, valla lio, falta de concentración, por una u otras razones pierden el hilo de lo que están tratando en clases. Es por eso que el estímulo debe ser constante en clases porque es ahí donde pasan despiertos la mayoría del tiempo, porque en casa ya están cansados deseando otras actividad que no sea de demasías en deberes, pero también pensando de que son niños y que necesitan de su espacio para sus creatividad física o descansar, porque así se logra también niños felices capaz de comprender y no niños estresados para las siguientes clases….y no es el niño abanderado el más feliz si no el niño que puede llevar la vida de lo más normal posible, porque el niño abanderado es feliz por su bandera , pero no logra compartir como todo niño de su edad, siempre estará presionado por su mejores notas y sobresalir en todo y desde ese momento pierde gran parte de su niñez, pero su gran intelecto lo llevará a ser un triunfador académicamente pero quizás no está preparado para sobre llevar los problemas de la vida en sí que son graves y difícil de solucionar… pienso que prefiero un niño dentro de lo normal posible, antes que un niño estresado que no es capaz de solucionar sus problema según su edad, por que un abanderado estresado con dinero y con superioridad que no logre ni siquiera compartir con la familia y sin actividades físicas. No hay que dudar que sea un orgullo para los padres sobre estos méritos y para el niño también pero paga por eso costos muy altos en su niñez o adolescencia que como todo solo se vive una vez.
    LOS PADRES CON SUS HIJOS DEBEMOS HACER LO QUE CREEMOS QUE ES CORRECTO PARA EL FUTURO DE ELLOS Y LOS HIJOS TIENEN MUCHO QUE HACER ANTE LOS DEBERES COMO HIJOS SON BASTANTES COMO ES EL RESPETO DIARIO HACIA LAS PERSONAS COMO SON SUS PADRES, LAS PERSONAS MAYORES A SUS PROFESORES Y A TODAS LAS AUTORIDADES DE SU ESTABLECIMIENTO EDUCATIVO, QUE DE PRONTO LAS REGLAS DEL JUEGO NO ESTÁN CLARAS Y VAYA LA FALTA DE RESPETO Y CONSIDERACIÓN SEGÚN EL CASO, PIENSO QUE FALTA LA AUTORIDAD EN LOS ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS, NO EL AUTORITARISMO QUE ES DIFERENTE, COMO DECIR LIBERTAD Y LIBERTINAJE ..FALTA CONTROL ESTATAL Y PARTICULAR QUE LLEVEN EN MEJOR FORMA LA EDUCACIÓN EN VALORES RESPETO Y CONSIDERACIÓN HACIA LOS DEMÁS PARA QUE NO SE PASEN DICIENDO SON LOS PADRES, CREO ES QUE LA EDUCACIÓN NOS DEBE MUCHO PORQUE VAN A LA ESCUELA PARA SER MEJORES CADA DÍA Y LOS PADRES ENSEÑAR CON EL EJEMPLO DE BUENOS CIUDADANOS.
    Quito, 1 de Abril del 2013.
    Sra. Norma Zambrano
    Madre de familia de cuarto año básica
    ERIKA QUIJIJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s