José Guarc ha muerto ‘pegado a la tierra’

José Guarc, en un campamento de cooperantes en Brasil, verano de 2010.

Ramón Mur

Uno de los últimos libros que escribió José Guarc Pérez, fallecido el viernes pasado, se titulaba ‘Pegados a la tierra’. Así ha muerto él, pegado a su tierra. Ahora que vivo con alegría, libre y voluntariamente alejado de cualquier creencia religiosa, admiro más que nunca a las personas que viven su fe con convicción y de forma reflexiva. José era un cristiano racional, comprometido con la tierra y los hombres que la habitan desde su creencia.

José nació en Valdealgorfa en 1942 y se ordenó de sacerdote en julio de 1967. Fue un cura de los del Concilio, luchador por causas casi siempre perdidas, amigo del controvertido cura de Fabara, Wilberto Delso, fallecido también hace pocos años, y del que José estaba escribiendo una biografía que probablemente habrá quedado inacabada. En solidaridad con Delso, que había sido apartado de sus labores ministeriales por orden episcopal, José dejó también su quehacer apostólico por un tiempo hasta que se reincorporó a la faena y fue enviado como párroco de los pueblos de colonización Pinsoro, Valareña y El Bayo, en las Cinco Villas. Allí ha pasado toda su vida hasta su reciente jubilación. Allí fue cofundador de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA) en la comarca. Desde allí dirigió la revista ‘Movimiento rural cristiano’ y allí escribió sus libros como ‘Los colonos pioneros de las Bardenas’ (1982), ‘Pinsoro, un pueblos en los riegos de las Cinco Villas’ (1987), los dos tomos sobre ‘Valdealgorfa en la historia’, el primero de los cuales apareció en 1999 o el ya mencionado ‘Pegados a la tierra’ (2001).

José perteneció a organizaciones rurales de aquí y de allá. Participó en los Consejos rurales de la Iglesia en Brasil, país en el que pasó el verano de 2010 nada más jubilarse en Pinsoro y antes de retirarse a Valdealgorfa. Era un hombre de una pieza y de la tierra, pegado a ella. He llorado su muerte inesperada. Yo conocía a José Guarc a través de sus libros sobre Valdealgorfa hasta que en 2009, con ocasión del centenario de la muerte de José Pardo Sastrón, nos conocimos personalmente. Sintonizamos desde el primer momento y ahora, cuando mayor comenzaba a ser nuestra amistad, resulta que José se ha ido. Me había prometido participar en la próxima jornada de lectura pública que organizamos en Belmonte, desde hace cinco años.

El día de la inauguración en Valdealgorfa del año del Centenario de la muerte de José Pardo Sastrón, el 9 de enero de 2009, José Guarc, alejado del ruidoso y nutrido acto concurrido de personas de toda condición, autoridades y personalidades varias y variadas, se fue en silencio al cementerio de Valdealgorfa y depositó sobre el panteón de la familia Pardo un jarrón de flores silvestres y plantas de la tierra, las mismas que el ilustre botánico, boticario de Torrecilla, La Codoñera, Castellote y Valdealgorfa, salió en vida a herborizar por los montes de la contornada.

José fue un cura que jamás vivió de la tarea de sacramentar feligreses sino de su trabajo de fontanero por las Cinco Villas. En octubre estuve en Valdealgorfa. José y yo comimos en el Convento de las Clarisas donde él comía todos los días. Por la tarde estuvimos en su casa, llena de libros y proyectó para mí el video que en Pinsoro le dedicaron como despedida. Estaba orgulloso, con motivo pero sin hacer el menor alarde, de la tarea que había realizado en los pueblos de colonización. He sentido mucho la muerte de José Guarc pero no puedo desear que descanse paz porque fui testigo de que supo vivir en paz mientras luchaba y trabajaba siempre pegado a la tierra. Lo que sí deseo es que se le recuerde, como se merece, viviendo en paz y pegado a la tierra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a José Guarc ha muerto ‘pegado a la tierra’

  1. Alcira inga dijo:

    Me uno a esas lagrimas, fue para mi, un angel que siempre me guio, no se que fui para el, solo se que lo llevo en el alma, lamento mucho su muerte, al enterarme ha sido tan frio que pienso en que no es Jose, el Jose alegre que yo conoci, las tierras colombianas las recorrio de mi mano, le acompañe a forjarse una ilusion en Colombia, y con migo aprendio a amar a America Latina, tuvo otra imagen de mi pais, y conocio el pacifico que tanto le intrigaba, gracias por dejarme comentar algo, Soy la Colombiana que siempre estuvo con el, aun que estuviera en Colombia.

  2. carmen mimo dijo:

    Jose,Pepe para nosotros, no te olvidaremos, fuiste una persona coherente, sencillo y amigo de los amigos Juan Antonio y Carmen (Mogón -Jaen año 66)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s