“Aquí no se venden libros en catalán”

Portada del libro coral editado por Alfaguara sobre el Barça.

Ramón Mur

Zaragoza, 18 de enero.- Día de clásico Real Madrid-Barça, tan clásico que ya se repite con más frecuencia que nunca por lo que más bien esto de los partidos de balompié de culés contra merengones se está convirtiendo en algo corriente, “descafeinado”, que ha dicho con acierto Iker Casillas.

Pues en día de clásico copero he ido por Zaragoza de librerías en mañana soleada de enero, fresca pero con poco cierzo. Es decir, agradable por demás. Y se me ha antojado comprar un libro de Alfaguara, editado en catalán (‘Quam no perdíem mai’) y en castellano o español, que tanto da, (‘Cuando nunca perdíamos’). Con esto de los libros ocurre que cuando te empeñaa en adquirir uno de actualidad y no lo encuentras, resulta difícil bajar los brazos y desistir en el intento por conseguirlo. Total, que el libro en cuestión, escrito por 15 conocidos y afamados literatos, dedicado a la gloriosa etapa del Barça de Guardiola, se está vendiendo muy bien pero yo he llegado tarde y me he quedado con el consabido “lo tendremos la semana que viene, seguro. ¿Quiere que se lo reservemos?”. He contestado que no, gracias, porque he dicho para mí que no volvía a casa sin dar con un ejemplar del libro coordinado y prologado por el escritor-editor Antoni Munné.

Ya estoy cansado de polémicas y no quiero ahora protestar por algo de lo que me he enterado esta misma mañana rastreando librerías zaragozanas en busca del libro de Alfaguara. Resulta que ahora que estoy aumentando mi ritmo de escritura en catalán, sobre todo por motivo de mis colaboraciones para la revista ‘Temps de Franja’, me apetecía comprar la versión catalana de la obra. Pues, vean ustedes por dónde, que en todas las librerías consultadas, cuatro de las grandes y de ámbito estatal o nacional, que a mí también me da lo mismo, lo que ustedes quieran, me han contestado que “aquí no se venden libros en catalán”.

Y ya digo, repito, que no quiero polemizar ni por esto ni por nada pues que me canso, oigan. Pero lo que no entiendo es la falta de coordinación comercial que existe entre las editoriales y sus redes de publicidad puesto que en Internet se me informa de que Alfaguara, que no es la editorial del ‘Mensajero de los Pobres’, con todo el respeto no al mensajero pero sí a los indigentes, si la editorial, insisto, a través de la red de Internet, me ofrece dos versiones distintas de un mismo libro, me cuesta entender por qué no me advierte también de que la versión catalana no se puede comprar en todas las librerías de España.

Por descontado, que me parece fatal que esto ocurra, que no se puedan comprar libros en catalán en todas partes, desde San Sebastían hasta Cádiz pasando por Zaragoza, pero lo que ya me desconcierta, más que cabrea, es que, para la ciudadanía hispánica en general, lo ofrezcan primero en dos versiones y luego lo vendan sólo en una.

Bueno, total, hasta aquí lo que les cuento. Luego les diré, además, que ya he leído cerca de cien páginas de ‘Cuando nunca perdíamos-Quam no perdíem mai’, claro en castellano, por imperativo político-social-legal-comercial, y la verdad es que merece la pena. ¡Qué bien que hasta con el pelotón nos entre buena literatura en casa!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s