Escritores contra filólogos

Ramón Mur
(Artículo traducido al catalán para la revista ‘Temps de Franja’)

El escritor Javier Marías ha criticado la última reforma ortográfica de la Real Academia Española-RAE de la que él es miembro desde 2008. A Marías no le ha gustado, por ejemplo, que se haya suprimido el acento o tilde de palabras como guion o truhan. Pero lo que más le molesta al hijo del filósofo discípulo de Ortega, Julián Marías, es que en la Academia prevalezca el criterio de los “técnicos” en contra de la opinión de los académicos escritores.

Estas palabras de Marías dejan al descubierto un claro enfrentamiento entre académicos filólogos y académicos escritores: “Supongo que a los escritores de la Academia, los filólogos nos deben considerar un grupo de ignorantes, y a veces me pregunto si no estamos ahí un poco de adorno, lo cual es una sensación que no me agrada mucho”.

Quizá a esta pelea entre académicos se debió la ausencia, el pasado 30 de octubre, de renombrados literatos con asiento en la RAE y que tuve ocasión de constatar personalmente. Ese día tomó posesión del sillón ‘e minúscula’ el latinista de la Universidad de Sevilla y miembro desde hace 20 años del comité científico del Instituto de Estudios Humanísticos de Alcañiz, Juan Gil Fernández. El nuevo académico fue solemnemente llevado al estrado por el académico profesor de Literatura, Pedro Álvarez de Miranda, y la escritora académica aragonesa, Soledad Puértolas. Pero en el acto de recibir a un novicio en la Academia fueron notables las ausencias de académicos escritores, primeras firmas de nuestra literatura, como Javier Marías, Arturo Pérez Reverte, Antonio Muchos Molina, Juan Luis Cebrián y el Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, entre otros.

¿Estaba detrás de estas ausencias la protesta de los académicos escritores contra la última reforma ortográfica de la RAE determinada por los académicos filólogos? El tiempo lo dirá. En todo caso, el nuevo académico filólogo, Juan Gil, mostró un gran respeto hacia los académicos escritores en su discurso de ingreso en la sentida y documentada remembranza que hizo del literato Miguel Delibes, su antecesor en el sillón de la RAE:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s