¿Armonía y paz en Beceite?

Josep Puche *
(Artículo de opinión publicado en Diario de Teruel)

En estos días en que recordamos especialmente a seres queridos que ya dejaron este mundo, viene a mi mente una pegatina que mi padre (QEPD), beceitino de alma, ubicó en nuestro SEAT 127 color “Verde Lago” hace casi cuatro décadas. El lema era: “Armonía y paz, en Beceite encontrarás”. Debieron añadir, sus creadores, “hasta la primera década del siglo XXI”. Porque en este 2011, tras años de “fructífero” trabajo por parte de “responsables” en materia turística –con curiosas confluencias entre “intereses” públicos y privados-, Beceite es ya sinónimo pleno de masificación, de turistas traídos a decenas por autobuses, de promociones pseudoaventureras basadas en falacias mercantilistas como el ser “invencible” y de invasiones veraniegas de masas de bañistas con características mayormente comunes como chancleta, perro/s, bocata, tabaco y monovolumen.

¿A quién quieren, a quién queremos engañar? Beceite, sus puertos, montes y ríos, han dejado de ser, desde hace años, el oasis de paz y tranquilidad y el entorno privilegiado que apreciábamos sus habitantes y descendientes directos, mostrándolo y demostrándolo en pegatinas automovilísticas y en muchas otras acciones individuales de amor y respeto por la naturaleza, por la tierra que nos vio nacer o nos acogía.

Hoy, día a día y sobre todo fin de semana a fin de semana, hemos de soportar la invasión de masas de turistas y pesudodeportistas propiciada por una planificación basada únicamente en el beneficio particular, en el negocio individual y familiar, en el “pan para hoy, hambre para mañana”.

La gallina turística de los huevos de oro languidece, si no está ya tocada irreversiblemente de muerte.

Los recursos naturales, la tranquilidad, el entorno privilegiado por el quehacer milenario de una naturaleza agradecida no son, ni deberían ser, patrimonio de unos empresarios y políticos preocupados únicamente en fomentar la atracción de las masas.

Sin conservación, sin un trabajo continuado de compatibilizar recursos disponibles y escasos con aprovechamiento racional, estamos abocados al fracaso empresarial y, lo que es más grave, medioambiental y de sostenibilidad presente y futura.

Asfaltar vías pecuarias o despreocuparse de la preservación de hábitats, a cambio de atraer turismo en masa, no son sino dos ejemplos actuales de hacia dónde caminan Beceite, sus Puertos y ecosistemas hasta hace poco privilegiados: hacia el fin definitivo e irreversible de una riqueza natural cuya pérdida todos habremos de lamentar antes pronto que tarde, si no la estamos lamentando ya.

Ojalá estuviéramos a tiempo de revertir un nuevo y actualizado lema mucho más definitorio de este pueblo y tierras que el de las pegatinas en los SEAT de hace cuatro décadas: “Armonía y paz, en Beceite nunca más”.
* José Puche es jefe de comunicación del Ayuntamiento de Alcañiz y vecino de Beceite.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s