Acabemos con el cainismo

Como decía alguno ¿va a venir el nuevo alcalde en una gaviota? jaja hay que me troncho!!! Os imaginais al primero de la lista: Buenaaaas nocheeees soooy el nuevooo alcaldddleee y toooy aquíii podque he venidooo…. hip hip jaja. ¿Y al segundo? ¿A Jaimito? ¿Pero éste habla alguna vez? Es la ineptitud en persona. Mal asunto para Belmonte. Si el futuro de nuestro pueblo pasa por el borrachín y el mudo, vamos dados. Ni elegidos aposta. Si los que se van no han sido lo mejor, éstos los van a hacer santos.

Ramón Mur

He situado a la vista el texto nauseabundo de este cainita para contestarle con comodidad, no porque merezca ser reproducido en lugar alguno. He tenido unas horas el ordenador en reparación y no había leído hasta hoy, 2 de junio, las líneas precedentes publicadas en el Foro de Belmonte el pasado 31 de mayo. Pensaba entrar a contestar en el propio foro pero he preferido mantenerme en mi decisión de no escribir allí donde escriben cobardes anónimos. Es verdad que no todos son así sino que en la ventana que el pueblo tiene en Internet escriben entrañables amigos con su firma. Algunos de ellos, por cierto, han respondido muy bien al cainita cobarde y cruel que ha arremetido contra dos de los ya nuevos concejales. Me sumo y solidarizo con todas las respuestas al cainita [o la cainita, que también puede ser mujer] aquí, en mi blog personal.

Los dos concejales de la gaviota popular han sido de los tres más votados en las pasadas elecciones del 22 de mayo último. Han recibido, al menos, la misma confianza que en anteriores elecciones obtuvieron otros candidatos muy distintos. Porque el pueblo ha querido votar cambio, pero cambio radical en el ayuntamiento, de arriba abajo.

Los dos concejales de la gaviota han recibido tan grande confianza del pueblo porque se la merecen. Sólo se les exigía una condición: que quisieran entrar en el ayuntamiento y lo han querido. Por eso, porque significaban el cambio total, se les ha votado. Los dos concejales de la gaviota popular tienen edad apropiada para entrar en el gobierno municipal. Aquí nos conocemos todos, sabemos bien cómo son los concejales de la gaviota y les hemos votado. Nadie nos ha obligado a hacerlo. Algunos nunca hasta ahora habíamos votado al PP. Pero ahora lo hemos hecho porque no hemos votado a la gaviota sino a la persona. Y también hemos votado PSOE y CHA puesto que en pueblos como Belmonte está permitido alternar las siglas políticas por las que se presentan los candidatos.

Los dos concejales de la gaviota popular son dos personas queridas y apreciadas en el pueblo. El cainita se ha metido con ellos de manera injustificable a todas luces. Los cainitas que se mofan y ríen de todo bicho viviente son justamente quienes incitan a otros, entre bufonadas y risas criminales, a que beban sin control ni medida para luego acusarles de borrachines. Así es el cainismo que, por desgracia, existe demasiadas veces en nuestros pueblos. El cainita ha entrado en el foro para insultar y descalificar sin firma, como los cobardes, porque en el Foro de Belmonte el que más insulta es el que nunca firma.

Pero si burdo y vomitivo ha sido el insulto del cainita contra Javi Miguel, peor es todavía el que ha reservado para el concejal Javier Jarque Navarro, un funcionario de la Tesorería Social en Alcañiz del que en todo el Bajo Aragón se hacen lenguas en alabanza por su nivel profesional y el trato de amabilidad que dispensa a los usuarios de este servicio de la Seguridad Social. Reside en Belmonte, casado con una joven de Fuentespalda que se ha ganado la simpatía del pueblo en pocos años. Es padre de dos hijas preciosas con las que, al margen de las consideraciones familiares más importantes, contribuye a asentar población en el medio rural y en su propio pueblo. Muchos convecinos suyos no podemos presumir de haber dado tanto de bueno para Belmonte/Bellmunt.

El cainita, sin embargo, no cejará en su intento de entorpecer la gestión del nuevo ayuntamiento, cobardemente, desde la sombra. Atentos y ojo con él. Porque el cobarde es siempre cruel. La cobardía no ha de preocupar pero sí la crueldad. También es cierto que son pocos los sospechosos de ser ‘el martillo pilón’[o la maza] del foro. Si uno lanza la vista por el pueblo, el círculo de sospechosos queda muy reducido en la sociedad belmontina que formamos entre vecinos fijos y coyunturales.

En fin, que hoy más que nunca tenemos que estar todos unidos en apoyo del nuevo ayuntamiento que se constituirá el próximo 11 de junio. Tenemos que redoblar la confianza en los cinco concejales elegidos y colaborar con ellos para terminar con las divisiones absurdas y sin sentido entre vecinos de poblaciones tan pequeñas como la nuestra. Así, de paso y de propina, acabaremos con el cainismo de los cobardes anónimos que escriben en el foro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s