La quijotada de los Príncipes de Asturias del Deporte

Ramón Mur

La Roja o selección española de fútbol fue obligada a revalidar su primer título mundial el martes 7 de septiembre, el mismo día en que se le otorgó el Premio Príncipe de Asturias del Deporte 2010. Premio merecido y cuatro goles de Argentina, también ganados a pulso, en un mismo día. Esto de tener que revalidar un título a los dos meses de haberlo conseguido por primera vez ante una selección bicampeona y en su propio terreno es un disparate, una quijotada, con escasos precedentes en la ya centenaria historia del balompié mundial. Porque lo del 11 de agosto, con los campeones recién llegados de vacaciones, fue algo diferente: había que conmemorar los cien años de fútbol en México y pareció oportuno cumplir con un partido de trámite y protocolario. Pero lo del martes pasado en Buenos Aires fue una auténtica reválida a la que tuvieron que someterse los campeones del mundo por obligación.

La cuestión es saber quién fue el ‘lumbreras’ al que se le ocurrió llevar a La Roja a Buenos Aires a los dos meses escasos de haber conseguido el título mundial en Sudáfrica. Por fuerza ha tenido que ser idea de algún listo argentino que conoce bien a los sagaces y astutos dirigentes del fútbol español, comandados por Angelito María Villar, el inamovible presidente de la Federación Española de Fútbol. Total, que La Roja llegó a Buenos Aires y en el Estadio Monumental de River fue humillada por una escuadra cuajada de jugadores conocidos del uno al otro confín.

Y a costa de avergonzar a los nuevos campeones del mundo, Leo Messi logró consagrarse definitivamente ante la hinchada de su país como el mejor futbolista del planeta, como el indiscutible sustituto de Diego Armando Maradona. Para eso sirvió, la quijotada aceptada por la Federación Española: para brindarle a Messi la oportunidad de lograr en solo un partido lo que hace dos meses no había conseguido en Sudáfrica, a pesar de los reiterados besos del histriónico Maradona, transformado de excelente futbolista en insoportable seleccionador. Messi marcó el primer gol, besó el escudo de la elástica albiceleste y demostró ante el mundo, que es tan grande de albiazul como de blaugrana, que no es ni catalán ni español sino argentino, a toda honra, desde luego, porque él llegó de niño al ‘seminario menor’ que el Barça tiene en La Masía, pero es y será siempre un futbolista argentino. Todo eso logró Messi en la tarde del martes pasado. Le ofrecieron la oportunidad y no la desaprovechó. ¡Como para que ahora el balón de oro no se lo vuelvan a dar a él sino a Andrés Iniesta o Xavi Hernández, sus compañeros en el Barcelona!

Después de la humillación del martes, Messi tendrá que tirar de sus cariacontecidos compañeros Piquer, Valdés, Iniesta, Xavi, Busquests, Pedro y Villa para conseguir ganar al Hércules de Alicante, en el segundo partido de la liga española que jugará el Barça este fin de semana. A todos ellos humilló el martes y a todos ellos les tendrá que levantar el ánimo cuatro días más tarde. Otro tanto le corresponderá hacer a Higuain con Casillas, Ramos, Arbeloa y Xabi Alonso en el partido del Bernabeu contra Osasuna. Porque es evidente e innegable que el supuesto partido amistoso del pasado 7 de septiembre ha dejado a los Campeones del Mundo y príncipes de Asturias del Deporte, así como a todos sus enfervorizados seguidores, muy tocados de ala, humillados y avergonzados por una disparatada e injustificable quijotada. Argentina entonó el “veni, vidi, vici” ante España ya que todos sus futbolistas, verdugos de la Roja, futbolean mayormente en la diáspora. Por eso viajaron a su país, vieron a los campeones ante sí y los vencieron. Operación redonda.

¿Cuántas reválidas le quedan a La Roja en los próximos cuatro años? ¿Tendrá que enfrentarse a todos los seleccionados campeones de otras épocas, antes de participar en el Brasil 2014, para demostrar que su título mundial fue merecido? Con una federación como la que preside el inamovible Angelito Villar puede pasar de todo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La quijotada de los Príncipes de Asturias del Deporte

  1. graciaz dijo:

    Ramón,
    quant saps de futbol i que bé escrius.! Article mereixedor de les pàgines de qualsevol gran diari espanyol, pàgines d’esports , o millor encara d’opinió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s