El mejor Mundial, para la mejor selección

EL MEJOR MUNDIAL, PARA LA MEJOR SELECCIÓN

12 de julio de 2010, 5 horas de la madrugada. Como es lógico para alguien que vive con pasión el fútbol y sus mundiales desde la España del estéticamente horrendo “naranjito” de 1982, sigo despierto, sin poder conciliar el sueño, algo ebrio –literal y figuradamente-, pero pese a todo plenamente consciente de la historia que acaban de escribir los futbolistas de ‘la Roja’, dirigidos con mano maestra por el “tranquilo” Del Bosque.
Consciente, también, de la alegría personal y colectiva que nos han procurado la veintena y pico escasa de hombres que han conseguido la victoria final en el primer mundial de fútbol disputado en el continente africano. Sudáfrica, 2010, no podía ser sino en tan significativas y llenas de contrastes tierras y épocas cuando España, siempre luchadora incansable, conquistase su primer título mundial del deporte más practicado, seguido y admirado en la breve historia del planeta azul. La forma de conseguir la victoria en la finalísima –y en sus partidos previos- no ha podido decepcionar a nadie: admirable entrega individual y colectiva en pos del objetivo fijado, defensa de la unidad frente a todo tipo de ataques físicos y verbales, superioridad en todos los frentes, especialmente los de la humanidad y deportividad…
En fin, que la felicidad de muchos millones de personas fue compartida al unísono cuando Andrés Iniesta, inconmensurable futbolista y mejor persona, consiguió alojar el archidenostado ‘Jabulani’ en las redes de la portería defendida por la selección de Holanda, en el minuto 116 de la prórroga del partido disputado en el Soccer City Stadium de Johannesburgo el 11 de julio de 2010.
Pensé en millones de momentos, en tantas decepciones anteriores, en la emocionante dedicatoria de Iniesta al prematuramente desaparecido Dani Jarque en el RCD Espanyol de 2009 –hoy hubiera disputado sin duda esta final de no haber sido por el injusto golpe que el destino le deparó-, en la acaso postrer gran alegría que habría tenido mi padre, el mejor aficionado al fútbol que he conocido y fallecido apenas hace un año, nacido sólo dos años antes del primer mundial y mi símbolo personal de tantos españoles que han dejado este mundo sin haber visto la mejor y esperadísima victoria de ‘la Roja’…
Y lloré, y sigo llorando, de alegría y de nostalgia emocionada por el gran y merecidísimo triunfo cosechado por los hombres de Del Bosque en la capital sudafricana. Por su juego, valor, humanidad y deportividad ante afrentas como la permisividad arbitral a la violencia holandesa –y otras muchas en eliminatorias previas-, la Selección Española de 2010 es, sin lugar a dudas, la merecidísima y justa vencedora del primer Mundial disputado en África, uno de los mejores –si no el mejor- de cuantos se han vivido en el devenir del apasionante deporte del fútbol nacido a finales del siglo XIX. Gracias, España y sus seleccionados, por cuanto habéis aportado, en este Mundial y siempre, a la historia, al presente y al futuro del deporte y a los valores que encarna, y a la felicidad de millones de personas que hoy tenemos en vosotros un nuevo modelo a seguir y a imitar.

José Puche Giner

Periodista

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 5283 (20100716) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s