"Bajemos y compremos"

María José Gascón(PAR), alcaldesa de La Codonyera.

Ramón Mur

Adelanté ayer mi tristeza por el suceso de La Codonyera, el de la negativa, luego rectificada, a ceder un espacio municipal para una conferencia explicativa de la Ley de Lenguas de Aragón que pretendía impartir un reptresentante del grupo político Chunta Aragonesista (CHA). Triste, insisto, me parece muy triste y lamentable.

Estas situaciones se producen en los pueblos pequeños. Ahora que están menos aislados que nunca, que disfrutan de todo tipo de comunicaciones,ahora que los jóvenes tienen ante sí oportunidades de formarse fuera, resulta que en los vecinos de muchos pueblos pequeños aflora un malsano celo por defender todo lo propio frente a lo que se considere forastero. Esta actitud cerril desemboca en disparates como el de oponerse a la celebración de una conferencia explicativa de una ley aprobada por los representantes, en este caso, de todos los ciudadanos aragoneses. Hace poco un admirado y entrañable amigo me decía: “En mi pueblo, todo lo que venga de fuera, aunque sea beneficioso, es mal recibido”.

Es lo que pasó en La Codonyera. ¿Que se trataba de utilizar un espacio municipal para explicar nada más y nada menos que una ley ya en vigor? ¿Que además la dicha ley fue propuesta y aprobada con el apoyo del partido al que pertenecen varios de los concejales que gobiernan en coalición el Ayuntamiento del pueblo? ¿Que dar una conferencia no obliga a nadie a asistir? Es igual. Se iba a abordar un asunto como es el lingüístico en unos términos que no aprueba la mayoría del pueblo; una persona venida de fuera, no llamada desde dentro, iba a impartir una conferencia y eso no se consiente. Aquí no entra cualquiera sino el que obtiene la bendición y el visto bueno de la autoridad local, la que asegura representar a la mayoría aplastante del vecindario y para comprobarlo ahí están los resultados de las elecciones. Y eso es todo lo que ocurrió en La Codonyera. ¿Inadmisible en un país democrático? Por supuesto que sí. Pero eso es lo que pasó. No hay que darle más vueltas.

Hace unos años conocí a María José Gascón con ocasión de un campo de trabajo organizado por una asociación juvenil de Zaragoza y que se montó de forma compartida en varios pueblos del valle del Mezquín, como Belmonte, Torrevelilla, La Codonyera y Castelserás. Me pareció una profesora de enseñanza primaria muy vocacional y con un alto conocimiento de su profesión. El año pasado, María José, que es alcaldesa de La Codonyera por el Partido Aragonés (PAR), asistió a un ciclo de lengua y literatura en el Mezquín, organizado por la Escuela de Adultos de La Codonyera y que tuve el honor de compartir con José Miguel Gracia y Artur Quintana. Por eso me ha sorprendido su primera actitud ante la conferencia explicativa de CHA sobre la Ley de Lenguas. Parece que luego la alcaldesa rectificó, pero era ya demasiado tarde y, al menos por el momento, el acto quedó suspendido.

Hace como mes y medio mantuve una amable discusión con una mujer de un pueblo que me insistía en el principio ya expuesto de que hay que respetar la forma de vivir y de pensar de las gentes de los pueblos. Por ejemplo: “si aquí llamamos ‘chapurriau’ a la lengua que hablamos y decimos que no es catalán, tenemos todo el derecho a que se nos respete”. Le contesté que, por ese camino, se podía terminar teniendo que respetar auténticos disparates. “A ver, explícate”. Y le expliqué: “Es bastante frecuente que hoy se ecuche decir y hasta se lea por escrito que ‘hace dos días bajemos a Alcañiz y compremos lleso pa la obra y una tarta de llema tostada pal cumpleaños del llallo’ en lugar de ‘hace dos días bajamos a Alcañiz y compramos yeso para la obra y una tarta de yema tostada para el cumpleaños del yayo”. Y añadí: “Ojo, no pienses que con este ejemplo desprecio el deficiente hablar y escribir de los pueblos porque la falta de ortografía de poner ll en lugar de y la cometen hoy muchas personas de ciudad que han pasado incluso por una universidad. Pero es una forma de hablar y de escribir errónea e incorrecta a todas luces. ¿Sí o no?” Me contestó que sí pero que, a pesar de todo, hay que respetar la forma de hablar de cada cual. Y le pregunté:”¿Aunque lo haga de forma incorrecta?”. Contestación: ¿Por qué no?,¿Qué más da?” Y, claro, yo concluí con otra pregunta: Entonces, ¿para qué queremos escuelas de primaria, institutos de secundaria y universidades? La respuesta a mi conclusión fue: “Va, tampoco te pases”.

En resumen y en mi modesta opinión, no se puede respetar todo. Hay comportamientos que son erróneos por muy tradicionales que sean. ¿Se ha hablado siempre así? Es verdad, se ha hablado siempre así de mal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a "Bajemos y compremos"

  1. M. Rosa dijo:

    He tenido la suerte de crecer en una familia donde existía una pluralidad de lenguas, desde mi abuelo paterno, con el castellano mas recio de la sierra de Teruel a las diferentes maneras de hablar “chapurriau”(no voy a entrar en la discusión de como se ha de llamar, para mi siempre ha sido una manera de diferenciarlo, y punto) Mi padre de Bellmunt y mi madre de la Fresneda, muchas palabras diferentes y diferentes maneras de una misma palabra: piau o peu, deu o diau. Renteu-vos i pentineu-vos o renteu-tos i pentineu-tos Lo que si he podido ver con el paso de los años, que los dos intentaban que sus hijas conocieran la cultura de sus lenguas y de una manera orgullosa, se mantuviera mientras estábamos viviendo en Barcelona, con otra cultura. Jamás tuve la sensación, ni antes ni ahora, de que estuvieran compitiendo, simplemente convivíamos. Todo esto ha dado resultado a que respete la manera de hablar de cada uno, y que depende como hable mi interlocutor cambie de catalán a “chapurriau”en milésimas de segundos. Mis compañeras de trabajo ríen cada vez que observan esto, pero con cordialidad respondo:” Ya quisierais muchas tener la fluidez de lenguas que tengo yo”. No nos podemos cerrar por miedo a que borren “lo nuestro”. Lo nuestro, nuestro es, intentando hablar de la manera mas correcta para que no se pierda por el camino. Bajemos y compremos, que tambien decia mi padre, y al corregirlo, se dice bajamos y compramos, el me decia: ¿¿Pero tu tambien venias??. No es lo correcto Es normal que haya gente que se muestre reticente a llamar catalan al “chapurriau” si esto hace que ya no: pugui eixir, si no sortir, o bé, agarrar la granera per agranar, cambie a ,agafar l'escombra per escombrar. En el fondo todos sabemos que el chapurriau es catalan, pero es “lo nostre” catalan. Rosa Sancho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s