Buenas lecturas

Portada del número 92 de la revista ‘Turia’

Ramón Mur

Hace poco más de un mes viajé a Teruel, como ya conté en estas Entre páginas. En una de las calles más céntricas topé con Raúl Carlos Maicas quien me anunció la inminente aparición de un nuevo número, el 92, de la revista ‘Turia’ en el que se dedica un homenaje central al poeta Ángel Crespo, residente durante un tiempo en Calaceite y allí enterrado. La edición se presentó el pasado 28 de noviembre en este pueblo del Matarranya y a la presentación fui invitado por Maicas y otros de los organizadores del acto. Comuniqué al fundador y director de ‘Turia’ mi imposibilidad de asistir y me envió a vuelta de correo un ejemplar acompañado de una tarjeta en la que escribió: “Confío que el amplio y variado sumario, con Ángel Crespo como principal protagonista, te resulte de interés y brinde buenas lecturas”.

Así ha sido. He pasado días de buenas lecturas con ‘Turia’. Esta publicación, que es miembro de la Asociación de Revistas Culturales de España (ARCE)y premio nacional al fomento de la lectura, me recuerda mis tiempos juveniles en los que merodeaba por el mundo de la literatura a través de ‘Indice’ o ‘Insula’. ‘Turia’ está en la elite de la cultura y la intelectualidad de letras españolas desde 1983 en que apareció y es una excelente embajadora de Teruel en el selecto y quizá minoritario mundo de los más exigentes literarios y literatos, lo que no está nada mal ni es lo de menos. Si ‘Teruel existe’ por otros conceptos está muy bien que sea conocido también a través de las letras más cuidadas.

Hace unos días, leí en un periódico unas líneas firmadas por el presidente de la Diputación Provincial de Teruel, Antonio Arrufat, en las que se reafirmaba en la vocación de la institución por seguir avanzando en “en el campo de las artes y de las letras; vocación plasmada en el Museo Provincial, el Instituto de Estudios Turolenses, o iniciativas como las becas de Endesa para las artes plásticas, la colección Luis Buñuel o la revista ‘Turia’ “.

Es decir, que ‘Turia’ tiene vida, seguro que perdurable, bajo el manto de la Diputación Provincial, algo que también me parece muy bien. Sólo así se puede contar con firmas de primera fila, porque “gratis et amore” hoy no escribe nadie, como debe ser. Sólo lo hacen algunos que incluso pagarían por ver sus líneas impresas en cualquier clase de publicación.

Por poner algún pero, que siempre hay que ponerlo, creo que ‘Turia’ debería estar más arraigada sobre la tierra turolense en particular y aragonesa en general. Lo está, pero debería estarlo más. Bien es cierto que las rutas selectas y selectivas por las que circula ‘Turia’ forzosamente han de trascender los límites provinciales y autonómicos. Es inevitable. Pero, por ejemplo, en este número 92 se entrevista a Fernando García de Cortázar por haber sido distinguido en 2008 con el premio nacional de Historia. Igual galardón recibió en 2007 el catedrático emérito de griego en la Universidad Complutense de Madrid, Luis Gil, un fijo desde hace más de 25 años en los cursos anuales que en Alcañiz organiza el Instituto de Estudios Humanísticos (IEH) y que uno sepa el profesor Gil no ha merecido un hueco en ‘Turia’. A ejemplos así me refiero cuando reclamo a ‘Turia’ algo más de vinculación con la propia tierra. Precisamente, yo fui testigo del encuentro entre Luis Gil y Ángel Crespo, que habían sido comprofesores en Centroamérica, durante un congreso del IEH de Alcañiz.

Por lo demás, la edición ofrece excelentes lecturas, vaya que sí. Como la entrevista con Mario Vargas Llosa, el extenso análisis de la obra de Ana María Navales, el ya citado ‘cartapacio’ dedicado a Ángel Crespo y una deliciosa ‘Torre de Babel’ con 41 críticas literarias de obras publicadas en 2009. A Ana María Navales no le gustaba mi forma de escribir y no avaló en el IET la publicación de mi primera novela ‘Sadurija’, pero ya se sabe que en literatura, como en la vida misma, “de gustos no hay nada escrito…” Un recuerdo sentido y afectuoso desde aquí para la escritora aragonesa fallecida hace sólo unos meses.

Mención especial merece el trabajo de Manuel Arranz (‘¿Quién controla los medios? Una lectura de Boris Groys’), incluido en el apartado ‘Pensamiento’ de ‘Turia’ y al que me gustaría dedicarle un comentario expreso en otro momento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s